Simulación del programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

El alumnado de 4º de la ESO A, a lo largo de 3 sesiones de clase, asumieron roles de diplomátic@s de unos 20 países. El reto era celebrar una cumbre climática del PNUMA en la que se pretendía llegar a un acuerdo respecto a la siguiente cuestión: ¿Deben los países ricos y sin recursos forestales pagar un impuesto a los países con masa forestales a cambio de que su política de deforestación sea controlada por una comisión internacional? Se trataba de simular las cumbres climáticas internacionales, como la que tuvo lugar en Madrid, en diciembre de 2019 y que ha pasado a ser conocida internacionalmente como COP-25 .

Las dinámicas de las sesiones se desarrollaban bajo el esquema de debates moderados por una mesa. En dicho debate las diferentes delegaciones diplomáticas exponían sus problemáticas en materia forestal y los compromisos que estaban dispuestos a adquirir a nivel internacional. El objetivo del evento era llegar a un documento de consenso que recogiese un acuerdo internacional básico que protegiese la riqueza forestal como un factor de contención y lucha contra el cambio climático.

Eran l@s propi@s alumn@s los que proponían los temas de debate, siempre centrados en el problema de la deforestación y sus consecuencias. En un ejercicio democrático las propuestas de debate que eran votadas por más de 11 votos eran debatidas, las restantes no. El tiempo de cada debate lo fijaban las delegaciones, así como el tiempo de las intervenciones de l@s oradoras/es.

Las sesiones fueron precedidas de un proyecto de investigación sobre la política forestal de los países asignados y la redacción de un documento de posición política en materia forestal.

El Departamento de Filosofía agradece la colaboración y apoyo de la profesora doña Pilar Valverde, coordinadora de la  Comisión de Medio Ambiente, a los profesores don José Ignacio Ruiz, doña Ángeles Elena, doña Beatriz Álvarez, doña Isabel Celis, don Carlos Callón que han cedido su espacio lectivo para la celebración del evento. También agradece al servicio de reprografía del centro la impresión plastificada del nombre de los países y banderas que tomaron parte en el debate.




DOCUMENTO DE ACUERDO DE LA SESIÓN DE LA PNUMA

Los países miembros del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente reunidos, el 17 de noviembre de 2020, (COP 1) en el Instituto español Giner de los Ríos, a fin de evaluar el impacto de la deforestación en la aceleración del cambio climático y las soluciones que la comunidad internacional ha de implementar:
 

Considera que la tala de árboles es una de las causas del cambio climático y la pérdida de la biodiversidad del planeta. Que es uno de los grandes peligros para la propia existencia humana. Está estrechamente relacionada con catástrofes naturales de dimensiones enormes, como pueden ser inundaciones, ciclones, huracanes, tornados, desprendimientos de tierra, etc.
 

Considera que lo acordado en el Protocolo de Kioto el 11 de diciembre de 1997 en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, así como lo acordado el 30 nov 2015 – 12 dic 2015 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, son acuerdos internacionales resultado de un esfuerzo sin parangón de la comunidad internacional por frenar las causas del cambio climático, que no sólo es necesario respetar sino mejorar.
 

Por eso, debido a las consideraciones dichas anteriormente, se ha llegado a un acuerdo entre las distintas delegaciones presentes en la COP 1, celebrada en Lisboa. Dicho acuerdo recoge los siguientes compromisos por parte de los estados que han firmado y ratificado el siguiente acuerdo en materia de lucha contra la deforestación:
 

  • Todas las delegaciones acordaron la creación de un impuesto del árbol a pagar a los países con abundante masa forestal a cambio de un control de las talas trimestral por una comisión auditora internacional.
     

  • La creación de una Comisión Internacional de Proteción del Árbol que gestione los fondos destinados a subvencionar a los países que reduzcan en un 15 % sus talas y auditar la gestión forestal en los países receptores de la subvención.

- La mayoría de las delegaciones (solo una en contra) acordaron que el pago del impuesto sobre el árbol debe ser transparente, es decir, todo el mundo debe poder tener acceso a la información de qué países cumplieron las reglas y los plazos de pago.
 

- La mayoría de las delegaciones (solo una en contra) acordaron en que las talas deberán reducirse un 15% respecto a las actuales, y como consecuencia, las ventas o importaciones de productos forestales también se reducirán un 15%, con lo cual, el impuesto pagado a cada uno de estos países será de un 15% de las ventas para que no sea prejudicial a la economía de dichos países.
 

Se acuerda la creación de un fondo económico internacional destinado a compensar a los países que reduzcan el 15% de sus talas.
 

SANCIONES acordadas entre todas las delegaciones menos Finlandia:
 

  • Si un país no cumpliera las reglas de pago o la reducción de tala, se da la opción de pagar una multa de valor bastante alto o se cortaran las vías comerciales durante un periodo determinado de tiempo, dependiendo de la gravedad del incumplimiento, será más tiempo o menos.


Lisboa, 17 de noviembre de 2020.